Cal Ton: Tradición, calidad y producto de proximidad

0 No tags 3

En el corazón de Vilafranca del Penedés hay unos de aquellos restaurantes de toda la vida. Un restaurante que ya forma parte de la identidad de esta Vila del Penedés. Abrieron en plena Fiesta Mayor, en el año 1982, y desde entonces no han parado de servir platos con el mismo entusiasmo que el primer día.

Cal Ton es un restaurante familiar. Al frente, tres nombres propios. Ton Mata y su hermana Montse, y el marido de Montse y cuñado de Ton, Àlvar Salas. Se entienden a la perfección. Existe una complicidad entre ellos que se refleja en el funcionamiento del restaurante. Experiencia no les falta. Ton lleva más de 50 años detrás de los fogones. Después de más de una década en Barcelona decidió, junto a su mujer, abrir Cal Ton en una casa típica del centro de Vilafranca. 10 años más tarde, compraron la casa del al lado para ampliar. Actualmente tienen capacidad para 70 comensales y el fin de semana llegan a ser nueve personas en el equipo. Evolución en estado puro.

Ton define su cocina como “una cocina catalana actualizada”. Platos típicos del recetario catalán, de aquellos que a veces “tienes ganas de recordar”. Una cocina totalmente autodidacta. “Hemos aprendido solos y a base de muchos palos”. El resultado no está nada mal. Una clientela fija, fiel y que valora su trabajo. “Hay que dedicarle muchas horas. Sin esfuerzo y sacrificio, no se puede llevar un restaurante”. Confiesan que no miran el reloj. “Si contáramos las horas, nos volveríamos locos” asegura Àlvar.

Captura de pantalla 2017-02-28 a las 17.40.34

Producto local. De proximidad

En la carta brillan los productos de temporada y de proximidad. Materia prima de primera calidad. El pescado fresco y salvaje de Vilanova, el tocino de Sant Pau d’Ordal y el gallo, como no, del Penedés. Todo sin aditivos. Muy ecológico. ¿Un plato estrella? Sin lugar a duda, los mini canelones con salsa de Moixernons. Reconocen que cada 24 de diciembre, cierran el restaurante y se pasan de 9h a 20h preparando encargos. “Son unos canelones que han viajado hasta Estados Unidos” apunta Álvar.

La carta es muy variada. Entre 8 o 9 primeros, 10 o 12 segundos y unos postres elaborados de manera artesanal por ellos mismos. Ofrecen la opción de escoger un menú degustación o incluso, la posibilidad de seleccionar cinco tapas y un segundo a escoger. El precio medio por comensal se sitúa alrededor de los 50€.

¿Y los vinos? Los cuidan. Disponen de una carta amplia con referencias de la mayoría de DO catalanas y españolas. En la sección del Penedés encontramos cinco referencias de Jean Leon. De la gama 3055, Rosé y Chardonnay y de los Vinos de Finca, Vinya Le Havre y Vinya Gigi. Además, recientemente han incorporado nuestro vino experimental X-15, elaborado con la variedad Xarel·lo. “Los vinos Jean Leon nos dan prestigio. Tienen calidad y por encima de todo, son muy buenos” concluye Álvar.

Abrieron en 1982 y llevan 34 años siendo uno de los restaurantes de referencia del Penedès. Si continúan así, oído cocina a la segunda generación 😉

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *