Dídac Lee: “No se trata de ser el primero en hacer alguna cosa. Se trata de ser el primero en hacerla bien”

0 No tags 0

Dídac Lee (Figueras, 1974) es el primer protagonista de la serie “personajes inspiradores” que cada mes os presentaremos en este blog. Un referente en el sector tecnológico y un espejo para muchos emprendedores que quieren empezar su negocio.

Nos atendió en la sede de Inspirit, una de sus empresas, en el centro de la Avenida Diagonal de Barcelona. Confesaba que en los dos últimos meses había dado la vuelta al mundo dos veces. Trabajo, dedicación y esfuerzo. Son algunas de las claves de su éxito. Pero hay más.

 

Hay una fórmula para conseguir el éxito?

Sí que la hay, sí, y es fácil: Dedicar 15, 16 o 17 horas al día a algo que te guste. Eso sí, es importante tener autocrítica para corregir los errores y aprender. De hecho, existe la teoría de las 10.000 horas, que asegura que cualquier persona que dedique 10.000 horas a hacer una cosa, acabará sabiendo mucho.

No se trata de acabar siendo el mejor del mundo. Tienes que saber hacer lo que tu sabes hacer, mejor que la media. Si lo cumples y le dedicas tiempo, el éxito llega.

 

Sí, pero vivimos en la cultura de la inmediatez…

Por esto es importante que las 10.000 horas no las dediques a hacer algo que te aporte mucho dinero sino en aquello que verdaderamente te guste. Pero todo cuesta, todo tiene un proceso y una maduración y no es fácil. Es como vuestros vinos. No se hacen de una día para otro.

 

De todas formas, 10.000 horas son suficientes para aprender, pero después te tienes que mantener…

Efectivamente. Yo no he dedicado 10.000 horas, seguramente más de 50.000. Como decía Johan Cruyff, lo más difícil no es llegar, es mantenerse.

 

Y más, en un sector tan efímero como el tecnológico…

Exacto. Todo cambia muy deprisa. Hoy puedes estar arriba del todo y mañana caer en picado. La vida del emprendedor es como el Dragon Khan, con muchas subidas y bajadas y donde nadie es invulnerable ni invencible.

La buena noticia es que si un dia tocas hondo, puedes remontar. Eso sí, te tiene que gustar mucho lo que haces. Como decía Confucio: “Quien encuentre un trabajo que le apasione, no trabajará nunca más en su vida”.

 

En tu caso, ya de pequeño te apasionaba la tecnología…

Sí, he tenido la suerte o la fortuna, que la tecnología me ha vuelto loco desde pequeño. Para mi, el trabajo se mezcla con mi hobby y de esta manera se hace difícil separar la vida profesional y personal. Simplemente cohabitan juntas.

 

Pero también tiene su riesgo

Sí, porque es muy difícil establecer una límite y a veces te puedes ver trabajando en horas intempestivas y quizás es bueno no pasarse. Se tiene que encontrar un equilibrio.

 

Hablando de equilibrio… como se llega a ser directivo del F.C Barcelona y ser uno de los empresarios más influyentes del sector tecnológico con solo 42 años?

A ver, las posibilidades que un chico de 36 años, de Figueras y con los padres regentando un restaurante chino, llegase a ser directivo del Barça eran 1 entre un millón. Se dieron una serie de circunstancias que al final me llevaron a conocer a las personas adecuadas y poder cumplir con uno de mis sueños.

 

Entonces, los sueños se hacen realidad…

¡Algunos sí, pero no todos! Mi sueño no era ser directivo, era ser jugador del Barça. A ver, hay sueños que son difíciles pero no imposibles.

 

Antes hablabas de Figueras, de Gerona al mundo. Con qué te quedas, ¿China o Cataluña? ¿Qué te aporta cada cultura a tu personalidad?

Figueras es el mejor lugar para vivir porque está justo en el medio entre Shanghai y Sillicon Valley (ríe). La cultura catalana y la china tienen muchas similitudes, especialmente todo lo que hace referencia al esfuerzo, al trabajo y al respeto.

 

Hablemos de emprendeduría. ¿Crees que en los últimos años hemos abusado de esta palabra?

Emprendedor, más que una profesión determinada, es una actitud de la gente que tiene una idea, la convierte en realidad y asume un riesgo. Más que una profesión, es una actitud frente la vida y no es exclusiva de la gente joven ni del sector tecnológico.

 

¿Qué les recomendarías a los emprendedores que empieza un negocio…

Que sean conscientes que lo más probable es que fracasen a la primera, a la segunda e incluso la tercera. Por esto es recomendable que los emprendedores se equivoquen rápido y barato. Que prueben y que vayan corrigiendo. En mi sector lo llamamos “Lean Startup”.

 

En tu caso, ¿cuantas ideas has tenido que al final no han funcionado?

50? 60? 100? 200? Para que una cosa salga bien, tienes que haberlo probado 10.000 veces.

 

¿Aún quedan cosas para inventar?

¡Claro! ¡Justo estamos al principio de todo! Puedes encontrar cosas que ya funcionan y replicarlas mejor. No hace falta ser el tío más original de Cataluña. Lo más importante no es ser el primero en hacer una cosa, lo más importante es ser el primero en hacerla bien.

Por ejemplo, Google no era el primer buscador. Delante suyo había muchas alternativas (Altavista, Yahoo) y mira ahora con lo que se ha convertido. Otro caso es Nokia, era líder absoluto hace unos años y ahora ha desaparecido.

 

¿Cuál es el proyecto con el que te sientes más orgulloso?

Absolutamente de todos. Todos los proyectos son fantásticos y todos por alguna razón. Mi primera empresa, que aún existe, Fhios, ya lleva 20 años y tenemos más de 100 empleados. Cada vez que voy a las oficinas, me siento muy orgulloso. Alpify, nuestra última empresa, es una app que salva vidas. o Tradeinn, un ecommerce especializado en el sector deportivo que cada año crece. Me siento orgulloso de todos.

 

La mayoría de tus empresas, funcionan. ¿Cómo se gestiona el éxito?

Depende de lo que entiendas por éxito. A veces puedes tener la sensación que te van muy bien las cosas pero después, viajas y ves que a escala mundial no eres nadie. Además, todo es muy efímero. Hoy estás en un buen momento pero si te despistas puedes tener un año horrible. No se puede bajar la guardia y tienes que tocar con los pies en el suelo.

 

Y tú, ¿cómo lo entiendes el éxito?

Para mi no tiene nada que ver con la facturación o la exposición en los medios de comunicación. Para mi, el éxito es dedicarte a aquello que te gusta y que encima sea sostenible.

 

¿Qué día te diste cuenta que necesitabas a alguien que te gestionara la agenda?

Tengo muchas virtudes, pero también tengo un defecto muy grande que es que soy muy caótico. El día que me di cuenta que no sabía con quien había quedado y tenía algún desajuste, me di cuenta que necesitaba ayuda.

 

¿Qué te pasa por la cabeza cuando escuchas la palabra crisis?

Los emprendedores vivimos en una crisis permanente. Siempre es difícil encontrar financiamiento, pagar nóminas, etc.. Pero no es de ahora, nos ha pasado siempre. La crisis es una cosa habitual y normalizada en el mundo de los emprendedores.

 

Ya para acabar, ¿con qué te gastaste tu primer sueldo?

Estuve 7 años sin cobrar ningún sueldo. Solo tenía dinero para comer. Lo que tenía que ser mi sueldo lo reinvertía en contratar a nuevo personal para la empresa.

 

 

PEQUEÑAS DEGUSTACIONES

 

¿Te gusta el vino?

Me gusta pero no puedo beber demasiado. Hay muchos asiáticos que nos ponemos rojos como un pimiento cuando tomamos un poco de alcohol.

 

¿Cuál es el mejor momento para tomar una copa de vino?

Siempre es un buen momento. Una comida, una cena o una celebración…

 

Una canción para degustar un buen vino

Cualquier tema lento de Estopa.

 

Un rincón en el que te perderías

En Peratallada.

 

¿Con quién te reencarnarías?

Con Yoda.

 

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Jugar a videojuegos, ir en quad e ir a conciertos de Hip-Hop.

 

Un defecto y una virtud.

Virtud, perseverante. Defecto, perseverante.

 

¿Qué querías ser de pequeño?

Inventor de robots.

 

¿Y de mayor?

Me gustaría ser como mi socio Xavier Rubió, es un crack.

 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *