Escala 1: JAPÓN

0 No tags 0

Iniciamos nuestra particular vuelta al mundo entre viñedos recorriendo el Japón más vinícola, contemporáneo y ancestral para conocer su actual relación con el mundo del vino, tan desconocida como sólida.

Viticultura pese a todo

Bien podría parecer atendiendo a lo anterior que Japón lo tiene todo de su parte para ser una potencia del sector. Pero nada más lejos de la realidad. Y es que las condiciones geográficas y climáticas hacen del país una especie de jardín del edén ideado para albergar todo refinamiento y elegancia natural, a excepción del viñedo, que ve limitado su cultivo a zonas muy particulares del país debido a que la escasa y valiosa tierra cultivable se destina en su mayoría a la necesaria producción de arroz.

Orígenes: Entre budistas y emperadores

Se tiene constancia que en la corte de Nara durante el siglo VIII se cultivaba la vid y que los monjes budistas iniciaron su expansión por todo el país. No obstante, la industria del vino entendida de un modo contemporáneo fecha del 1874. Y es que, cosas de la corte, alrededor del 1870 el gobierno de la época envió a Europa a diferentes investigadores con el objetivo de estudiar métodos de cultivo y regresar con nuevas vides para su adaptación a las difíciles condiciones del imperio.

Variedades, Tendencias y producción de vino

Japón cuenta hoy con 20.000ha de viñedos en todo el país. Este factor se ve relativizado cuando observamos que muchos de los más importantes elaboradores del país cuentan como mucho con dos o tres hectáreas en propiedad, en su mayoría en el centro. De ahí que el volumen de importación de vino y mosto siga siendo muy elevado (tres cuartas partes del vino embotellado) para alcanzar una producción de 850.000 hectolitros de vino anuales.

  • Las condiciones para el cultivo de la vid varían de forma substancial debido a que las miles de islas que conforman Japón se extienden desde los 24 a los 46 grados de la latitud norte.
  • Actualmente se elabora vino en 36 de las 47 prefecturas, destacando aquellas ubicadas en zonas centrales y con bajas tasas de precipitaciones de lluvia anuales, como Yamanashi (ubicación del Monte Fuji), Nagano, Hokkaido y Yamagata.
  • Las principales variedades cultivadas son las autóctonas *Koshu y Kyoto; las resistentes cepas americanas Delaware y Niagara; así como las internacionales y camaleónicas cabernet sauvignon, merlot y chardonnay; entre otras variedades minoritarias.
  • *Koshu, una rareza oriental. Estamos ante una bella desconocida que en sus orígenes se utilizaba solo para la producción de uva de mesa. Se trata de una variedad rosada con la que se elaboran vinos blancos solventes, delicados y equilibrados, si bien suelen necesitar de chaptalización (adición de azúcares) para su exitosa comercialización. Acompañante habitual del sushi.

Tendencias en femenino: Ellas mandan

Por lo que a los consumidores se refiere, un estudio del 2014 aludido por la Cámara de Comercio Hispano Japonesa arroja los siguientes resultados sobre las tendencias de consumo en Japón:

  • El 58% de los consumidores prefieren comprar el vino en los supermercados a tomarlo en los bares, como era tradicional.
  • Casi la mitad de la población adulta japonesa consume vino al menos una vez a la semana.
  • El 54% de los consumidores japoneses consideran importante o muy importante el país de origen en la elección de un vino, y éste resulta ser un factor positivo para los vinos españoles.
  • Las principales importaciones japonesas de vino por volumen, durante el 2015 han procedido de Chile, Francia, Italia y España en cuarto lugar.
  • Las mujeres conforman el mayor porcentaje de consumidores y compradores de vino: el 55%.

Para muestra, la enóloga Tanabe Yumi, que dirige desde hace más de veinte años su propia escuela de enología y ha transmitido sus conocimientos a 10.000 sumilleres. Es, a su vez, presidenta del “Sakura” Japan Women’s Wine Awards, un concurso formado y participado únicamente por mujeres con el objetivo de dar visibilidad a su buen hacer en el sector.

Datos curiosos que debes saber sobre la mesa japonesa

Kanpai: significa “salud” – traducido literalmente como “terminar por completo el vaso”- y hay que esperar a que alguien pronuncie esta palabra para empezar a beber. Pero no te preocupes, no es necesario que te acabes la copa, a menos que alguien empiece a gritar “Ikki! Ikki!”.

Servirse bebida se considera grosero: En situaciones semi-formales y formales, uno siempre sirve a los demás y no a uno mismo. En caso de recepciones o eventos de negocio, las personas con un rango más bajo tienen que servirle a los de más alto rango. Incluso en las empresas más tradicionales, las mujeres son las que tienen que servirle a los hombres.

Comer en público es considerado negligente: Comer o beber en espacios públicos como en la calle o en los trenes está muy mal visto y es considerado de mala educación. Hay excepciones muy terrenales como… ¡comer un helado!

No a las propinas: Está considerado de mala educación o denigrante. El japonés es orgulloso y puede causarle confusión al camarero, quien intentará devolvérselo al cliente. En caso de estar muy satisfecho con el servicio es aconsejable dejar un pequeño obsequio.

Para finalizar, si estás planeando un viaje al país del sol naciente y necesitas de algunas referencias que hablen de ti, toma nota:

Qué beber en Japón si eres…

  • Dos de los Koshus más admirados del país son los producidos por Grace y Arugabranca. Hazte con ellos.
  • El merlot de Domaine Sogga va muy buscado y si lo encuentras….pagarás por él.
  • El Pinot Noir de Takahiko elaborado con uvas procedentes de Hokkaido es uno de los vinos más complejos y delicados del país.
  • En el sur de Japón, en Kyushu, se elabora un rosado ligerito y golosón elaborado con la variedad Campbell Early.

 

Rafa Moreno

Fuentes:

  • Atlas Mundial del Vino. Hugh Johnson & Jancis Robinson, ed. Blume
  • El Mundo del Vino. Ed. Larousse
  • com
  • sakuraaward.com/en/

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *