Vía Veneto: Un referente en Barcelona

0 No tags 0

Lo primero que te viene a la cabeza cuando escuchas Via Veneto es calidad. Exclusividad. Tradición. Gastronomía de altos vuelos, de toda la vida. Un restaurante clásico de la ciudad de Barcelona fundado en 1967 y que con el paso de los años, sigue siendo una referencia en el mundo de la gastronomía nacional. El principal culpable de que así sea es su propietario, José Monje.

Empezó como camarero, pasó a ser director, y al final, como premio a su fidelidad, trabajo y dedicación en el local, acabó siendo el único propietario. Desde la década de los setenta, el restaurante Vía Veneto no ha bajado su nivel. Todo lo contrario. Con el tiempo ha ido mejorando. “Especialmente porque hemos sabido interpretar la cocina de cada momento” apunta Monje. En sus inicios, coincidieron con la Nouvelle Cuisine que llegaba de Francia. La empezaron a implementar pero no acabó cuajando. “Necesitábamos productos y platos de aquí. Catalanes y de Barcelona” reconoce el propietario. Y así fue, dejaron de un lado la cocina francesa, muy centrada en las salsas y en adornar mucho los platos, y se centraron en darle todo el protagonismo al producto. “Es la clave del éxito. Sin un producto de primera calidad no se puede hacer una buena cocina”. En Vía Veneto son conscientes de ello y, desde hace 50 años, han seguido la misma línea. “Ofrecemos un servicio de alta escuela desde el primer día que abrimos”.

MG_9514

Han pasado cinco décadas y la esencia del local sigue intacta. Su estética “Belle Epoque” bien merece una visita. Monje ha cedido la gestión del día a día a su hijo Pere, pero aún así, no se le escapa nada. “Lo tengo que controlar todo porque es lo que he hecho toda la vida. El Vía Veneto es mi casa y siempre intento aportar mi experiencia en todo lo que puedo.” Además de la familia Monje (padre e hijo) el equipo de Vía Veneto lo forman 40 personas, lideradas en la cocina por el chef Sergio Ahumada, hijo de Juan Mari Ahumada, uno de los grandes nombres de la cocina vasca. Ahumada viene de las escuela de El Celler de Can Roca o Mugaritz y ha sabido dar a Via Veneto un estilo propio, de sabores reconocibles pero con construcciones y técnicas actuales.

Uno de los platos estrella de Vía Veneto es sin duda el pato asado a la presse. Monje lo tiene claro. No duda. Es un plato que se sirve desde 1967 y su elaboración, corte y emplatado es todo un arte. También destaca el steak tartar. Un plato que se ha servido también “desde siempre” apunta.

Y de los vinos, ¿qué podemos decir? Los tratan de maravilla. Sin ir más lejos, en el sótano del propio local, a seis metros bajo tierra, hay una bodega con más de 1.000 referencias. Además, ofrecen la posibilidad de hacer visitas comentadas con el sommelier, José Martínez.

La clientela también es la de siempre. Lo único que han cambiado son las generaciones. En la sala conviven desde jóvenes de treinta años a matrimonios de más de 70 años con un único punto en común: el gusto por la buena gastronomía.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *